La creatividad no viene sola.

Ricardo Espiau Aula de Fotografía, Blearn, formación, Tutorial Comments

En los últimos días, debido a la publicación en dZoom en la que me hacen una entrevista en referencia al artículo sobre La evolución del fotógrafo que escribí hace unos meses y que describe como evolucionamos desde el momento en el que una cámara cae en nuestras manos, he recibido muchos comentarios sobre cuál es el siguiente paso y cómo darlo.
Me gusta que la gente me haga esa pregunta porque demuestra que no se han quedado en el camino, no se han quedado en ese comienzo básico y aburrido. Han superado la primera prueba y lo sé porque se cuestionan la calidad de sus propias fotos. Han dejado el ego atrás.

¿Cuál es el siguiente paso?

El siguiente paso es sin duda, recuperar ese ego, pero con fundamento. Sin prisas y disfrutando del proceso porque esto es lo que nos va a labrar como fotógrafos de verdad. De aquí vamos a sacar NUESTRO estilo. Ese que cuando la gente vea una foto tuya, sea capaz de decir, esta foto es de Ricardo.

¿Cómo doy el siguiente paso?

Aquí viene la parte difícil, la parte en la que hay que currar. Está clarísimo que es una cuestión personal y que depende de cada uno. No hay unas reglas para asegurar que vamos a llegar a un fin. Sin embargo sí hay unas cuantas cosas que, en mi opinión, considero fundamentales y que os voy a comentar a continuación.

“Ahora viene la parte difícil, viene la parte en la que hay que currar”

Comparte este artículo

Cursos de fotografía
¡Pierde el miedo al flash!
Esfuerzo, trabajo y tiempo.

Algo que no podemos obviar de ninguna manera. Como dice el refrán, “el que algo quiere, algo le cuesta” y en este caso no se puede comprar. La creatividad es algo que la gente cree que se tiene o no se tiene y eso no es verdad. La creatividad se fomenta y se facilita. Hay gente que tiene cierto don para ello, como para todo en esta vida, pero eso no quiere decir que no puedas llegar a conseguirlo tú también. Pero para conseguirlo hay que trabajar. Hay que hacer cosas, muchas cosas, muchas cosas absurdas, feas e incluso raras. Crear es un proceso que no sale de la nada, que sale de la evolución de una idea y que se convierte en otra completamente diferente. Dicen que puede ser producto de la “casualidad” y lo pongo entre comillas porque no es una casualidad real, no. Esta casualidad es el resultado de saber, conocer y ver donde antes no veías que había una posibilidad. Sin ir más lejos, dos de los proyectos fotográficos que tengo en proceso, son fruto de esta “casualidad”. Dieta Mediterránea, tal y como lo cuento en el blog, es un proyecto que nace de una equivocación mientras que el de Fairy Tale es un proyecto que empezó con la foto de “Snow White” que era una foto fallida de una idea demasiado idealizada y que no fue concebida para ser Blanca Nieves.

La idea original era una foto de retrato más abierto donde el traje estuviera hecho de papel y se viera más de él. El proceso de creación del traje fue un desastre y quedo un retrato tal como lo véis. De cintura para abajo no existe traje alguno. El fondo quedó sobre expuesto y la edición fue lo que hizo que derivara en el proyecto que a día de hoy es Fairy Tale.

Guarda tus ideas

Apunta todo lo que te resulte interesante, todo lo que se te vaya ocurriendo. Aunque sea una idea descabellada que no puedes realizar por no tener conocimientos o no tener material adecuado para ello, podrás hacerlo en el futuro. Es más, esto que parece una locura incluso intentarlo, te va a enseñar más de lo que te puede enseñar una idea realizable que sabes hacer y que controlas. Esto es así. Lo nuevo, lo desconocido y lo difícil, te reta, te invita a superarte, a idear la manera de hacerlo, a aprender. Hoy en día tenemos en el móvil una libreta continua para apuntar ideas y para documentarlas, aprovéchalo.

“Lo nuevo, lo desconocido y lo difícil, te reta, te invita a superarte…”

Fuentes de inspiración.

Busca fuentes de inspiración. Y no me refiero a mirar solo fotógrafos. Tenemos la inmensa suerte de vivir en la era de la comunicación y esto conlleva ciertas ventajas. Para mí, la fundamental, es que tenemos acceso a millones de ideas en un solo click. Sin embargo los métodos de toda la vida siguen existiendo y podemos seguir usándolos sin problemas. Cine, publicidad y videoclips son de las fuentes de inspiración que más uso. No es raro que en mi casa pare una película y eche mano del móvil para apuntar una escena, una combinación de colores, una iluminación, un maquillaje o corte de pelo y añadir una foto a esa nota, hecha con el móvil directamente a la pantalla o a la tv. Si a esto le añades documentación de directores de fotografía de películas o videoclips, sobre todo de videoclips, ya es perfecto. Te vas haciendo con un banco de ideas que en un momento dado, tu mente unirá varias y crearás algo de eso, algo basado en todo lo que has ido viendo con el tiempo.

A continuación tenéis un ejemplo de cómo un videoclip inspira una sesión de fotos:

El resultado de la sesión se editó como libro de fotografías de flamenco por el Museo de Baile Flamenco de Sevilla con textos de Victor Bravo.

Recuerdo también, que todavía existen las bibliotecas y que en ellas hay muchísimos libros de fotografía que podemos consultar. En Sevilla concretamente uso bastante las bibliotecas de Bellas Artes y de la Facultad de Comunicación, a día de hoy, más la primera de ellas porque contiene más información creativa, mientras que la de Comunicación se centra algo más en la parte técnica. Los museos y las exposiciones son otra fuente clásica y digo clásica por la forma de consulta del arte o acceso a él aunque haya museos de arte contemporáneo. Consumir arte de esta forma es importante, por inspiración, por conocer tendencias y por ver qué se ha hecho y cómo. Esto no solo es un beneficio para vuestra creatividad sino también para saber entender y disfrutar de la fotografía desde un punto de vista más ilustrado.
Un ejemplo de esto sería lo que me pasó hace unas semanas en una excursión que hicimos en el curso de fotografía. Visitamos la exposición de PhotoPress 16 que tuvimos la suerte de tener en Sevilla y en la que había una foto frente a la que me paré y dije que me gustaba. Claudia, una de las alumnas, me dijo que a ella no le llamaba la atención. Entonces cogí el móvil y busqué una referencia clásica que me había venido a la mente en ese momento cuando vi la foto y que hacía que, simplemente por eso, me pareciera más atractiva. La foto de la exposición era una manifestación de gente alrededor de la estatua que representa la Libertad, uno de los emblemas de la revolución francesa (Libertad, igualdad, fraternidad) debido a los atentados ocurridos en Paris que atacaban a la libertad de expresión, capturada por Corentin Fohlen, y la referencia clásica que recordé es La Libertad guiando al pueblo, de Delacroix. Podéis ver la similitud fácilmente:

Para culminar este punto y si todavía no lo conoces, te invito a usar Pinterest. Una red social de ideas de todo tipo, poses, iluminación, maquillaje, estilismos… Infinita.

Comparte este artículo

¡Juega!

Es lo más divertido, hay muchos juegos que pueden fomentar la creatividad. Descubrí hace unos años en un grupo de Flickr, Fotógrafos Sevillanos, un juego que probablemente sea mi favorito. “Imagina lo cotidiano” así lo llamaban. El juego consistía en proponer objetos cotidianos, que hubiera en todas las casas, que posteriormente se sorteaban y cada uno tenía que hacer una foto a ese objeto de una manera creativa, sacándolo de su uso o de su estado cotidiano. Os enseño algunos de los resultados. Como podéis ver, jugué con el contenido, con el uso y con la iluminación creando ideas nuevas. No fueron ideas que saliera así de mi cabeza en cuanto me asignaron el objeto, les di muchas vueltas y hay versiones de alguna que nunca vieron la luz porque no me convencía. Tienen un trabajo detrás.
Canicas, preservativo, aguja (aquí hice “trampas” y me fui a tacones de aguja), flexo… fueron algunos de los elementos que me tocaron en las diferentes veces que jugué.

Concursos.

Muchas veces nos planteamos participar en concursos por un premio jugoso y a veces solo participamos si ya tenemos fotos hechas para el mismo. Sin embargo, exprimirte la cabeza para poder participar en un concurso hace que aprendamos y que la creatividad forme parte de nuestro día a día. Sin ir más lejos, como comenté al principio, la serie de Dieta Mediterránea comenzó siendo una serie para un concurso en el que llegó a finalista y que se expuso una de sus fotos en Soria.

Experimenta.

Quizás una de las cosas más importantes. Experimenta en la composición, en la iluminación, en la edición. No tengas miedo, que te llamen loco si quieren. Recuerdo una tarde en mi cuarto, todavía vivía con mis padres en casa y estaba trabajando en una foto con hielo troceado sobre una mesa de cristal, con un foco debajo, entonces llega mi madre y emite un suspiro de “vaya tela la que estás liando para hacer una foto”. Esa foto ganó un primer premio de fotografía de 2000€.

“Experimenta. No tengas miedo, que te llamen loco si quieren”

Todo lo demás que pueda decir sobre fomentar la creatividad viene a ser una variación de lo que ya he nombrado. Lo más importante y no me cansaré nunca de repetirlo, es ¡trabaja!. Si no hay trabajo, la inspiración no viene sola. ¿Te crees que a Picasso se le vino a la cabeza la idea de la Señoritas de Avignon (MoMA de NYC) así como así? Visitó el museo etnológico de Trocadero de París donde había una exposición de máscaras africanas debido a la incursión francesa en el continente por aquella época y se encontraba en un momento de estudio del arte ibérico que conjugó finalmente de una manera que llevó el arte a un nuevo escalafón. Esa locura de mezclar ambos estilos no nació de su mente como si nada, fue resultado de un trabajo y de un estudio.

Ya solo queda ponerse a currar. Estoy seguro que si empezáis a hacer estos ejercicios poco a poco las ideas irán viniendo “solas”.

¿Se te ocurre alguna idea para fomentar la creatividad?
Déjanos un comentario y compártelo con todos.

Comparte este artículo