Lo que no sabías del blanco y negro

Ricardo Espiau Aula de Fotografía, Blearn, formación, Tutorial Leave a Comment

A raíz de una conversación que tuve el otro día me decidí a escribir este artículo. Resulta que estando con unos amigos, un tercero me vio hacer fotografías teniendo la cámara configurada en blanco y negro. He de puntualizar, para que no salten todos los puristas, que guardo un archivo RAW y el jpeg, siendo este último el que está en ByN. Aunque muchas veces utilizo este archivo jpeg directamente, por lo general lo uso como referencia para obtener el ByN desde el RAW ya que el nivel de procesamiento y las posibilidades de ByN con un ordenador son mucho mayores que con la cámara. Puedes ver un video tutorial que hice hace unos meses.

Comparte este artículo

A lo que iba. Esta persona, al ver que hacía las fotos en ByN, soltó uno de los mayores tópicos que alumbran a la fotografía: “Haces fotos en ByN porque así son más bonitas”.

“Haces fotos en B&N porque así son más bonitas”.

 

No es ese el tema que quiero debatir. Si una foto es buena o no, no depende de si está en blanco y negro. Es cierto que suele tener cierta atracción. Pero cuando llega el color bien usado, la cosa cambia. Existen muchos ejemplos en los cuales la fotografía en color es la única opción posible. Son fotos donde al quitar el color, la fotografía carece de sentido, que se lo digan a Saul Leiter o a Steve McCurry.
Por otro lado, también hay fotografías donde el B&N está mal empleado. El proceso de toma o de procesado no es correcto y produce imágenes literalmente feas. De todas formas creo que es una cuestión de gustos.

A continuación podéis ver fotografías donde el color tiene mucho más sentido que el blanco y negro. Por otro lado puedes ver también dos ejemplos donde la conversión a B&N no es nada acertada. En esos casos, las pieles se han llevado al negro dando una sensación fea y de tener una textura exagerada.

¿Entonces, para qué hago la foto en blanco y negro si no creo que la foto va a ser mejor/más bonita por eso?. O planteado de una forma completamente diferente pero relacionadas entre sí inevitablemente, ¿Qué hace que una foto en B&N funcione mejor que su versión en color?
Y aquí vino la respuesta que le di que lo dejo un poco sorprendido porque al final, los que no suelen trabajar con fotografía, no tienen en cuenta estas cosas que ni siquiera saben que existen. Saben que algo cambia, saben que algo ha ido a mejor cuando cambian a B&N, pero no analizan el qué. Simplemente relacionan una sensación de satisfacción con el cambio a B&N que al final terminan generalizando con la totalidad de las fotografías. Además solo hablan de pasar o hacer en ByN pero no especifican cómo, como si solo hubiera una versión de B&N posible.

Ya habéis visto en el vídeo que hay millones de posibilidades para hacer un B&N por lo que hablar de una manera tan simple suele implicar que no hay un mínimo estudio de lo que es este proceso fotográfico.

“La gente sabe que muchas fotos mejoran al ponerlas en B&N pero no analizan el porqué”

 

Uso el blanco y negro muy a menudo, sobre todo en un tipo de fotografía. Lo uso en la fotografía en la que no controlo las situaciones que pasan, por ejemplo, en fotografía urbana.
La fotografía urbana me crea muchos problemas a la hora de componer, esto es lo que la hace divertida. No es nada fácil encuadrar para darle al motivo la importancia que requiere. Existen múltiples elementos que distraen la mirada por sus formas y colores que terminan estando de fondo de la escena a retratar y que generalmente son muy complicados de evitar. Uno de mis mayores odios va hacia las señales de tráfico. Formas geométricas simples, muy reconocibles, a una altura con tremenda visibilidad y con COLORES muy llamativos. Este es uno de los ejemplos, pero quien dice señales de tráfico, dice también anuncios de publicidad. Palabras grandes, COLORES llamativos, superficies grandes… al final pasa lo mismo, llaman la atención, están hechas para eso. Por lo general las intento dejar fuera del encuadre, pero a veces es inevitable. Puede pasar con muchas cosas, carteles luminosos o personas que salen de fondo que tienen colores más vivos que roban la atención de mi sujeto. Así que ese es uno de los porqués.

A continuación podemos ver ejemplos de señales o carteles que distraen la atención sobre el sujeto que queremos que sea lo principal de la fotografía. Al pasar a B&N solucionamos parte de este problema.

Otra de las razones es la visión de la iluminación. Quizás sea por una carencia mía a la hora de interpretar la iluminación con los colores, pero en mi cabeza, para la fotografía, me es mucho más fácil interpretar la luz cuando “pienso” en blanco y negro. ¿Esto qué quiere decir? Es sencillo, al discriminar los colores, como si de una fotografía con el contraste muy elevado se tratase, veo mejor las luces y sombras y puedo imaginar cómo va a quedar, qué fuerza va a imprimir esta iluminación en la escena y si esta iluminación va a formar parte de la fotografía de forma constructiva. Sin duda, quitar los colores ayuda a tener menos distracciones, sin embargo mi visor es óptico por lo que no ”quito” los colores al hacer la foto. Solo corroboro lo que imaginaba cuando revisiono la fotografía.

“Pensar en B&N me ayuda a centrarme en la iluminación”

 

También en referencia a la iluminación aunque no de manera tan directa, sabemos que los elementos más brillantes del encuadro suelen llamar más la atención. Aquí con el blanco y negro volvemos a tener una ventaja. Al trabajar en color no podemos cambiar la luminosidad de los colores con tanta facilidad como lo hacemos en ByN. En color, cambiar la luminosidad puede hacer que el color quede en un tono feo, irreal y generalmente no puedes llevarlo a los extremos porque queda falso. En blanco y negro podemos exagerar la luminosidad llevándolo a los extremos y obteniendo resultados aceptables en la mayoría de los casos. La facilidad de variación de luminosidad por colores es tremenda en PS y su utilidad en este caso es bastante clara.

Conseguir un resultado concreto con el uso de filtros, digitales o físicos, a la hora de hacer fotografía en blanco y negro es otro de los motivos por los que usarlo.

¿Cuáles son estos resultados?
Lo que voy a contar ahora es algo que mucha gente pasa por alto y sin embargo es una de las partes de teoría de la fotografía que más me gusta. A día de hoy, con todo lo que es el mundo de la edición digital hay cosas que inevitablemente se han perdido. Una de ellas es el uso de filtros de color para la fotografía de blanco y negro. Sí, no me he equivocado. Filtros de color para blanco y negro. No es una “artistada”. Es una técnica que se ha usado toda la vida en la fotografía analógica. No penséis que el resultado será un virado a un color concreto, la foto queda en B&N. Como he explicado en el vídeo de creación de ByN, un filtro de color rojo sobre una escena hará que las cosas rojas se vuelan más blancas y las zonas azules (color complementario) se vuelvan más oscuras. Lo mismo pasa con los filtros de otros colores, los colores que coinciden con el del filtro, se aclaran y los complementarios se oscurecen. Así, si usamos un filtro rojo, conseguimos aclarar las pieles y oscurecer los cielos. Esto hace que los retratos tengan un toque especial si usas “un filtro” rojo. Una de esas explicaciones de por qué nos gusta tanto un retrato en ByN y que la mayoría de la gente desconoce.

“Filtros de color para B&N no es ninguna artistada, es una técnica que se usa desde siempre en fotografía”

 

Esta técnica tiene muchas aplicaciones. Al igual que conseguir retratos con pieles más claras o suaves, se puede conseguir cielos claros u oscuros o mejorar la información de textura en ciertas superficies en función del color y el filtro que se use.

Comparte este artículo

Problemas de balance de blancos.
Quien no ha salido de noche a la calle con la cámara o ha estado en el interior de un local y se ha topado con situaciones de iluminación en las que el balance de blancos es difícil de ajustar. Concretamente cuando existen fuentes de luz con diferente temperatura de color. Esto, o haces tratamiento digital por zonas o no hay manera, solo con el balance de blancos no hay forma de que la foto quede “bien”. Por eso, usar blanco y negro simplifica este comedero de cabeza. O puedes usarlo simplemente cuando no te guste el color de la iluminación, como me pasa a mí con la iluminación nocturna en la mayoría de las ciudades, siempre es demasiado amarilla.

“Usar el B&N es una solución alternativa para trabajar con luces de diferente temperatura de color”

 

Como podéis observar no es poco lo que se puede conseguir con el blanco y negro y que probablemente muchos no os habíais planteado. La mayoría de la gente se ciñe a usarlo porque simplemente es más bonito. Eso dicen. Sin embargo muchas de estas cosas, como hemos visto, nos ayudan a mejorar la composición eliminando distracciones o consiguiendo resaltar algunas partes de nuestra foto a nuestro antojo con más o menos luminosidad.

Ahora te toca tomar partido:
¿Usabas el blanco y negro teniendo tantas cosas en cuenta? ¿Lo usabas solo porque era más bonito? ¿Te habías planteado alguna vez tantas posibilidades? ¿Tienes claro el potencial del B&N ahora que has leído el artículo?

¡Cuéntamelo en los comentarios!

Suscríbete GRATIS y consigue un ebook de regalo.

Comparte este artículo